MOTIVACIÓN EN LÍNEA

Etichette: , ,

Teorías Sobre La Toma De Decisiones En Psicoterapia

A continuación presentaré las características más generales de tres enfoques en psicoterapia y asesoría clínica que abordan la toma de decisiones en el proceso psicoterapéutico. El primero de ellos corresponde a Ivey y Simeck-Downing (1980).

Ivey y Simek-Downing (1980) abordan la entrevista psicoterapéutica como un proceso de toma de decisiones que se compone de un marco de tres fases:

1. Definición del problema del cliente.
2. Fase de trabajo en la que se examina el problema
3. Toma de una decisión para la fase activa.


1. Definición del problema

El consultante generalmente presenta un problema definido superficialmente, frente a lo que el consultante y el terapeuta generan definiciones alternativas del mismo y se comprometen con una definición con la cual trabajarán en las primeras etapas de la terapia.

Así, esta primera fase de trabajo tiene a su vez tres etapas: Definición del problema en un nivel básico, consideración de definiciones alternativas y compromiso con la definición más adecuada del problema.

Generalmente, este proceso no se presenta explícito durante la terapia, pero esta fase es imprescindible para darle enfoque y dirección a la terapia o acompañamiento, ya que, al establecer un cuidadoso proceso de toma de decisiones, es posible hacer uso del tiempo y la energía del consultante de la manera más efectiva.



2.  Fase de trabajo

En esta fase se examinan los problemas en mayor profundidad y se generan diversas series de soluciones alternativas. Este proceso incluye una exploración intensiva acerca de los pensamientos y sentimientos del consultante en relación a los problemas que se están abordando, con el fin de obtener un mejor entendimiento de la situación y del consultante, y es aquí donde el terapeuta se decidirá por un marco teórico particular (psicoanalítico, Gestalt, Rogeriano, etc), buscando elegir el más apropiado en relación con las particularidades del problema y del consultante.

Después, el terapeuta o asesor selecciona una metodología que acompañará la teoría que se eligió, lo que influye en las cualidades, técnicas y habilidades requeridas para el abordaje de parte del terapeuta y del consultante, así como cierto manejo específico de los comportamientos verbales y no verbales de ambos.

Finalmente, se examina la definición del problema para generar nuevas maneras de verlo, así como respuestas y soluciones potenciales, y tal vez se generen nuevos problemas o asuntos que pueden ser tratados, pasando de nuevo a la fase 1.



De manera que, el lector atento pudo notar que la fase 2 se compone igualmente de 3 fases: 1. Consideración del acercamiento teórico con el que se tratará el problema (pueden ser varios); 2. selección del modo o modos de operación y 3. generación de posibles respuestas y nuevas miradas del problema.


Muchos acercamientos teóricos finalizan en esta etapa debido a que consideran que las acciones para solucionar los problemas se darán automáticamente como resultado de la nueva comprensión y entendimiento que el consultante posee al final de esta fase, sin embargo, otras teorías prestan más atención a la fase de implementación de acciones en la "vida real", lo que deriva en la obtención, por parte del consultante, de un paquete de nuevas habilidades para solucionar problemas y tomar soluciones en la vida diaria, sin necesidad de una nueva intervención o psicoterapia.


3. Fase de toma de decisiones para la acción

Esta última fase se comopone igualmente de tres etapas: 1. generación de soluciones alternativas ulteriores; 2. evaluación de la serie de posibles ventajas y desventajas de cada solución y 3. decisión por cual solución o soluciones son las más apropiadas para así probarlas en el ambiente del problema (v. g. hogar o trabajo). Si la solución es un éxito, la terapia se puede dar por terminada, o incluso se puede volver a la primera fase en la que se examinarán otros asuntos problemáticos para el consultante. Si una solución es parcialmente un éxito un fracaso, la terapia puede devolverse a una definición alternativa del problema (fase 1, etapa 2), a un marco teórico alternativo (fase 2, etapa 1) o incluso a un método alternativo (fase 2. etapa 2).


En conclusión, este modelo de toma de decisiones en la entrevista psicoterapéutica tiene la ventajas de la elección de muchas alternativas en las tres fases del proceso, así como un énfasis en el consultante y en el consenso entre éste y su terapeuta. Igualmente su ventaja reside en un estilo vigilante en cuanto a la toma de decisiones, lo que permite que se le dé una dirección y enfoque a la entrevista, pero a su vez procurando un sistema regenerativo que puede volver sobre sus pasos si una alternativa de trabajo es inefectiva o falla.


Un segundo modelo de la toma de decisiones es el acercamiento comprensivo de Brammer (1973), quien define diez pasos para una toma de decisiones sistemática. La fortaleza de este modelo reside en su énfasis en la construcción de una relación sólida con el cliente. Además, Brammer le presta mucha atención al tema de la clarificación de valores y sus implicaciones al proceso de decisión (Paso 6).


1. ESTABLECER una relación sólida que involucre al consultante.
Los consultantes deben estar interesados en el proceso y deben tener la esperanza de que tienen el poder para tomar decisiones que influirán profundamente en su vida.

2. ENUNCIAR y CLARIFICAR el problema y determinar metas.

3. DETERMINAR y EXPLORAR alternativas a las soluciones aparentes.

4. RECOLECTAR información relevante.
Este paso puede consistir en una búsqueda activa y/o biblioterapia por parte del consultante, así como declaraciones de hecho del terapeuta, juegos de rol, películas o test.

5. EXPLORAR las implicaciones de la información recolectada y las consecuencias de las alternativas propuestas.

6. CLARIFICAR valores que residen bajo las elecciones personales.
Los consultantes deben saber qué desean y el orden en que valoran estos deseos. Con este fin, el terapeuta guía al consultante en la exploración de intereses, competencias, circunstancias familiares, expectativas sociales y realidades.

7. RE-EXAMINAR las metas, opciones alternativas, riesgos y consecuencias.
Se realiza una verificación final con el fin de entender la información y las implicaciones de la decisión final.

8. DECIDIRSE por una de las alternativas y FORMULAR un plan para el curso de las acciones posteriores que implementarán esta decisión.

9. GENERALIZAR el proceso a nuevas situaciones en la vida del consultante.

10. PONER A PRUEBA el plan para implementar la decisión, con evaluaciones periódicas a la luz de nueva información y circunstancias cambiantes.





Un tercer enfoque, que abordaré más sucintamente, es el modelo de solución de problemas de Carkhuff (1973), que resalta ocho principios esenciales en la toma de decisiones dentro de la terapia:

1. Explorar los problemas mientras que se responde al consultante.
2. Entender los problemas del consultante construyendo una imagen o constructo del consultante en relación con el mundo externo.
3. Definir el problema en términos específicos.
4. Definir una meta a alcanzar .
5. Generar numerosos cursos de acción.
6. Examinar la jerarquía de valores y las creencias del consultante
7. Tomar una decisión para la acción.
8. Implementar la decisión tomada.

Al igual que el modelo de Brammer (1973), Carkhuff le da énfasis a la importancia o el valor que el consultante le presta a los diversos aspectos de un problema.
La fortaleza de este modelo reside en sus sugerencias detalladas para sopesar las alternativas. En consecuencia, a modo de ilustración, dadas unas alternativas "X" y "Y", éstas deben ponderarse en relación a los posibles cursos de acción y sus implicaciones en las necesidades del consultante. Así, podríamos encontrar que la alternativa "X" potencialmente influirá sobre varias necesidades del consultante en relación a su problema; mientras que la alternativa "Y" influiría o resolvería apenas una necesidad.


REFERENCIAS

Brammer, L. (1973). The helping relationship. Englewood Cliffs. N. J.: Prentice Hall
Carkhuff, R. (1973). The Art Of Problem Solving. Amherst, Mass: Human Resource Development.
Ivey, A. E, Simek-Downing, L. (1980) Counseling and Psychotherapy: Skills, Theories and Practice. Englewood Cliffs, N.J. : Prentice-Hall

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué ideas tienes en mente? ¡Comparte tus opiniones con un comentario!