MOTIVACIÓN EN LÍNEA

Etichette: ,

¿Cuáles son las mejores estrategias para tomar decisiones?

¿Qué pasos puedo seguir para tomar una buena decisión?

Janis y Mann (1977) elaboraron uno de los estudios más sistemáticos acerca de la toma de decisiones. Ellos revisaron la extensa literatura acerca del proceso de tomar decisiones y concluyeron que los siguientes siete criterios son los ideales para lograr acciones efectivas al momento de tomar una decisión:


Quien necesita tomar una decisión, usando lo mejor de su habilidad y dentro del límite de sus capacidades al procesar la información...

1. Considera detalladamente un amplio rango de cursos de acción alternativos.
2. Inspecciona profundamente el rango completo de objetivos a lograr, así como los valores implicados por cada elección.
3. Sopesa cuidadosamente todo lo que sabe acerca de los costos y riesgos de las consecuencias negativas, así como de las positivas, que puedan emerger de cada alternativa.
4. Busca intensivamente nueva información importante para evaluar ulteriormente las alternativas
5. Asimila correctamente y toma en cuenta cualquier nuevo dato o juicio de un experto al que es expuesto, incluso si la información o la valoración del experto no apoya el curso de acción que inicialmente optó por seguir.
6. Re-examina las consecuencias positivas y negativas de todas las alternativas conocidas, incluyendo aquellas que originalmente se consideraron inaceptables, antes de tomar una decisión final.
7. Establece disposiciones detalladas para implementar o ejecutar el curso de acción elegido, prestando atención especial a planes de contingencia que puedan ser requeridos si varios riesgos conocidos se materializasen.



La fortaleza de estos criterios es la rigurosidad con la que se examina el proceso de elección. Sin embargo, es preciso considerar que tomar decisiones puede ser estresante. Muchas personas pueden llenarse de energías o bien desmoralizarse debido el exhaustivo procedimiento y pueden verse incapaces de actuar eficazmente. Así, es preciso que quien debe tomar una decisión importante preste atención a su propio manejo del proceso entero, ya que una decisión sencilla puede resultar obvia, pero factores emocionales y disposicionales pueden imposibilitar la implementación de dicha elección.


En relación a esto, Janis y Mann han identificado cinco patrones a la hora de tomar decisiones:

1. La adherencia sin conflicto (Unconflicted adherence). Este patrón es característico de la persona que encuentra una manera de solucionar un problema y sigue adelante en esa dirección, incluso si ésta la lleva al desastre; debido a que esta persona posee una rigidez comportamental y psicológica bastante desarrollada. La única ventaja de este patrón reside en que la persona asimila la nueva información sin prejuicios (criterio 5).

2. El cambio sin conflicto (Unconflicted Change). Este patrón decisional es característico de aquella persona que cambia de ideas rápidamente y generalmente sin pensar, lo que hace que constantemente explore diferentes alternativas pero sea incapaz de decidirse por una sola. Al igual que el patrón anterior, su única ventaja consiste en que la persona asimilará la nueva información sin sesgo alguno (criterio 5).

3. La evitación defensiva (Defensive Avoidance). Es característico de aquellos que niegan sus problemas o simplemente no quieren enfrentarlos.

4. La hipervigilancia (Hypervigilant). Las personas con este patrón son conscientes de la gran diversidad de posibilidades que existen en relación a la toma de decisiones, pero están tan emocional o intelectualmente involucradas que llegan a perder de vista los asuntos claves, lo que hace que sean personas generalmente demasiado estresadas. El desempeño de estas personas a veces llega a su tope en tres de los siete criterios ideales: evaluar profundamente las consecuencias del curso de acción actual (criterio 3), de los nuevos cursos de acción alternativos (criterio 4) y el la búsqueda a conciencia de nueva información (criterio 5).

5. La vigilancia (Vigilant). Este patrón es sugerido como el estilo más efectivo para tomar decisiones ya que cumple con los siete criterios antes mencionados, haciendo que quien toma las decisiones los aborde con lo mejor de sus habilidades. Así, la persona está lo suficientemente entusiasmada y motivada para comprometerse en todas las tareas cognitivas esenciales en el proceso de toma de decisiones, pero nunca sumamente estimuladas que su eficiencia cognitiva se deteriore.


REFERENCIAS

Janis, I. y Mann, L. (1977). Decision Making: A Psychological Analysis Of Conflict, Choice And Commitment. New York: Free Press.

Blogalaxia Tags:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué ideas tienes en mente? ¡Comparte tus opiniones con un comentario!