TU CAMBIO ES AHORA

Etichette: ,

¿Qué son realmente las neuronas espejo?


Redes 56: Mentes conectadas sin brujería


Desde cómo aprendemos a hablar, a escribir o a conducir, hasta por qué se revuelve nuestro interior cuando vemos el sufrimiento de otra persona… siempre están detrás las neuronas espejo, uno de los grandes descubrimientos de las últimas dos décadas. Podríamos verlas como una red invisible que une a todos los seres humanos entre ellos y con sus predecesores, al permitir la conexión entre las mentes y la transmisión de conocimiento y cultura mediante el aprendizaje. Junto al neurocientífico Marco Iacoboni, de la Universidad de California, Eduardo Punset repasará los fantásticos poderes de las neuronas espejo.



Al hablar de las neuronas espejo, no podemos evitar pensar en el efecto contagioso del bostezo: En "Contagio de bostezo y empatía en primates", el primatólogo Pablo Herreros, amplía este tema tan interesante.

Para saber más acerca de las neuronas espejo y el autismo, puedes consultar este artículo: "Trastornos del espectro autista y ritmo mu. Una nueva perspectiva neurofisiológica"


También puedes consultar este artículo: Las 'neuronas espejo' de los autistas funcionan bien

Si sabes leer en inglés, esta entrevista a Vilayanur Ramachandran te puede interesar mucho.

V.S. Ramachandran: Las neuronas que dieron forma a la civilización


Vilayanur Ramachandran, neurocientífico, perfila las funciones fascinantes de las neuronas espejo. Estas neuronas, recientemente descubiertas, nos permiten aprender conductas sociales complejas, algunas de las cuales formaron los cimientos de la civilización humana tal y como la conocemos. Fuente: TEDTalks


Explicación de las neuronas espejo

En mi opinión personal, si bien las neuronas espejo pueden codificar patrones de acciones específicos, esto no significa necesariamente que sean las que permiten comprender las intenciones o las emociones de los demás, pues es posible tan sólo sean neuronas encargadas de memorizar este tipo de acciones para que más adelante estén disponibles más fácilmente, sin reflexión alguna y sin necesidad de establecer razonamientos elaborados.

Es posible que estas neuronas estén relacionadas más estrechamente con el almacenamiento de recuerdos que con la comprensión de emociones e intenciones. Su activación estaría más relacionada con un reconocimiento del patrón que como una capacidad para comprender la acción del otro, en este sentido, sería solamente una categorización o un reforzamiento del recuerdo almacenado y no un mecanismo subpersonal empático, por ejemplo. 

Aunque esta interpretación es más modesta y resiste un poco mejor las críticas que se han postulado, aún puede considerarse como un componente fundamental para entender a los demás, pues si no tuviéramos recuerdos de las acciones de los demás, jamás podríamos entenderlas pues siempre resultarían novedosas para nosotros (lo cual es sumamente desventajoso, evolutivamente hablando).

La afirmación de que las neuronas espejo aportan una experiencia directa y una comprensión de los actos, emociones e intenciones de los demás, a un tiempo que son el sustento para la imitación de acciones ajenas sigue sosteniéndose, pero en términos de memoria y reconocimiento, pues estas funciones no podrían desempeñarse si no tuviésemos un mecanismo que “grabara” acciones concretas de los demás y de nosotros mismos.

Esta idea también se aplica para la anticipación y la intención (que no es otra cosa que el reconocimiento de una secuencia de acciones motoras predeterminadas por la intención), pues la eficiencia del reconocimiento y el acceso instantáneo a los recuerdos es una condición básica para que las funciones de estas neuronas sean efectivas. En este sentido, tal vez, el problema de los niños autistas no es una deficiencia pre-motora o una incapacidad para entender y empatizar con los otros, sino simplemente es un problema para reconocer, categorizar y recordar adecuadamente las acciones de los demás.

Pienso esto teniendo en cuenta que según la investigación de Lingnaua, Benno Gesiericha y Caramazza (2009), no hay evidencias de la existencia de neuronas espejo en humanos. No obstante, Itzhak y Mukamel (2010) aseguran haber registrado directamente la actividad de estas células.

Entrevista sobre las neuronas espejo

El autismo comprende muchos síntomas que posiblemente estén asociados entre sí. Resulta natural pensar que si los niños autistas presentan anomalías en su cerebelo, involucrado en la coordinación de movimientos musculares voluntarios complejos, muchos otros mecanismos cerebrales van a resultar afectados directa o indirectamente, como las neuronas espejo, algunas de las cuales están localizadas en las áreas pre-motoras. Posiblemente las alteraciones de las ondas mu de los niños autistas se deban a efectos de otras alteraciones cerebrales. A fin de cuentas, no son las neuronas espejo sino las redes de las que forman parte las neuronas espejo las que permiten a los simios y humanos determinar las intenciones de otros y simular sus acciones.

Como toda capacidad humana, esta “habilidad” ciertamente tiene un componente neurobiológico, pero eso no agota la explicación. Se debe ser muy cuidadoso al traducir los resultados neurocientíficos a los psicológicos, pues aislar componentes específicos cerebrales y atribuirles toda la carga explicativa de un déficit neuropsicológico ignora la interrelación entre otros componentes. En esta línea de ideas, la actividad de las neuronas espejo está imbricada con la actividad ciertos neuromoduladores, al igual que con las ondas mu, por lo que se requiere una explicación más holista e integradora.

Esto se llega a comprender bien cuando entendemos que la función de las neuronas espejo en los simios “tal vez se limite a predecir acciones sencillas con un objetivo concreto” (Ramachandran y Oberman, 2007, pág. 24), pero en los humanos esta capacidad es mucho más compleja, lo que sugiere que debe haber más mecanismos cerebrales involucrados (de ahí que resulte tan peligroso extrapolar los estudios con otras especies a los seres humanos).

Precisamente, el hecho de que existan neuronas espejo en distintas zonas del cerebro implica que éstas tienen un rol dentro de un mecanismo más grande e interrelacionado. Si presumiblemente permiten simular emociones en las cortezas cingulada e insular, es precisamente porque están conectadas con otros mecanismos (quizá necesarios y fundamentales) ubicados allí.

Discusión sobre el autismo y las neuronas espejo

Medir las ondas cerebrales por medio del EEG, o usar la magneto-encefalografía, la resonancia magnética o la estimulación magnética transcraneal no es lo mismo que medir la activación de las neuronas espejo por medio de electrodos implantados en el cerebro (un método mucho más directo que se presta para especulaciones menos atrevidas). Todas estas técnicas son diferentes y aunque no necesariamente midan cosas distintas, si lo hacen de una manera distinta, con una resolución espacio-temporal muy diferente.

Por esta razón, la actividad de las neuronas espejo se está suponiendo y se conjetura a partir de las ondas mu, que al parecer tienen una función similar a la de las neuronas espejo, pero en realidad no se explica por qué la supresión de la onda mu puede utilizarse a modo de una sonda “sencilla y no invasiva, para la observación de la actividad neuronal especular”, pues no se están observando neuronas sino ondas, que bien puede ser un derivado, un antecedente o un componente de la actividad de las neuronas espejo.

Además, la onda mu al parecer sólo está involucrada en actividades motoras (y al parecer muy específicas), mientras que las neuronas espejo están implicadas también en la empatía y otras manifestaciones no-motoras (aunque su activación también es demasiado específica para generalizar sus funciones a la imitación social o la comprensión de intenciones, por ejemplo). Esto parece sugerir que las neuronas espejo sólo son una parte de un sistema más grande responsable de la imitación y la comprensión de intenciones y de emociones, lo cual parece ser más evidente cuando se tiene en cuenta la teoría del paisaje resaltado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué ideas tienes en mente? ¡Comparte tus opiniones con un comentario!